Restaurant La Gran Papa: de "picada" a bastión cultural

(Por Erwin Navarro Velásquez)

 

Fue el bastión cultural que, a fines de los 90´s, albergó incontables noches de música, pintura y poesía de la bohemia puertomontina. La vieja casona ubicada en calle Quillota, era punto de reunión incuestionable de un público cautivo que hizo de La Gran Papa mucho más que un pintoresco restaurant. El año 2004, Eliana Zapata y Remigio Maldonado cerraron las puertas del mítico local para siempre. La música electrónica y el karaoke silenciaron tocatas nocturnas de guitarra y versos. El sushi y la comida fusión desplazaron las guatitas picantes y las apatecidas cazuelas de la Tía Nana.

Fue en diciembre de 1996, que este matrimonio visionario dio forma al restaurant. La mítica "picada", también bautizada por sus parroquianos como The Big Potato o El Gran Tubérculo, funcionó por más de una década donde hoy está la tienda Dolly, en la intersección con Urmeneta."La Gran Papa", bautizada así por su antiguo dueño, en la década de los 80's se dedicó a la venta de pollo asado con papas fritas. Fue un acierto mantener la marca al adquirir el negocio. Ese fue el origen de un concepto que desarrolló una novedosa propuesta gastronómica y, por cierto, cultural.

De su carta, en base a platos típicos y recetas caseras, sobresalían las especialidades de la casa: guatitas picantes, pichangas, empanadas y deliciosas cazuelas. La clientela fue variopinta. A sus comedores llegaban oficinistas del sector céntrico, trabajadores del diario El Llanquihue y otros medios de comunicación, funcionarios públicos y obreros.

Asímismo una pléyade de artistas locales, donde abundaban poetas, escritores, pintores y músicos. Fueron estos últimos y la generosidad de sus anfitriones, que abrieron las puertas del restaurant los que generaron una verdadera revolución cultural en la abúlica ciudad.La presencia habitual de estudiantes universitarios -que por las tardes colmaban el local- convirtieron a La Gran Papa, casi en una extensión del propio hogar, donde se podía compartir una simple conversación o llamativas tertulias literarias y musicales.

¿Es verdad que los jóvenes llegaban a empeñar enseres como calculadoras o celulares para continuar la parranda universitaria?
-" Sí. Para pedir fiado nos dejaban algo de valor pero los recuperaban en los días siguientes. Los conocía prácticamente a todos. Cada viernes pasaba asistencia, a ver si llegaban los que más frecuentaban el local y me daba cuenta inmediatamente si faltaba alguien". Responde Eliana.

¿Cuál fue el sello que definió el estilo de La Gran Papa?
-" Siempre fue un restaurant de amigos. Era como llegar a la casa. Nos conocíamos. Yo sabía donde trabajaban o estudiaban casi todos. No existió esa distancia entre dueño y cliente. Llegamos a formar lindas amistades basadas en el cariño y el respeto". Con nostalgia, recuerda una ocasión en que Remigio debió viajar y Eliana se quedó a cargo del negocio. "No dudé en pedir ayuda a mis clientes para labores en el local. Luego de cerrar, algunos me acompañaban en taxi hasta mi casa y tras comprobar que no había peligro para mí se regresan en el mismo auto".

LA REVOLUCION CULTURAL

En sus inicios, comenta Remigio: "A los artistas y músicos callejeros se les impedía ingresar a los locales a cantar y de paso ganarse unas monedas. Yo me las jugué y decidí primero dejarlos cantar en el acceso al restaurant".

Con el tiempo, su esposa, al asistir a un evento literario, comprobó que habían muchos talentos buscando un espacio para desarrollar su arte. "Allí mismo los contacté y les propuse instaurar un día a la semana para la poesía. Fue un acierto porque muchos hicieron de las añosas tablas, el escenario más preciado para declamar su poesía. El mismísimo Gonzalo Rojas, compartió en el local."

Los pintores locales también supieron de la disposición de esta visionaria pareja por recibir sus trabajos. En sus paredes colgaron, por años, murales pintados, por Lorenzo Stuardo y Ernesto Mansilla. Plasmaron la denuncia de una nueva sociedad que traía la modernidad y la depredación de nuestros recursos naturales. La profecía de óleos y pinceles se cumplió; toda vez que cerros de astillas fueron engullidos por barcos chiperos, a fines de los noventa, el tren se alejó para siempre y la pesca artesanal poco a poco se ha ido extinguiendo.

La casona se caracterizaba, además, por detalles en su ornamentación como los murales, que a poco andar, se transformaron en verdaderos íconos -que hoy atesoran en su casa- junto a otros objetos de culto como las seis emblemáticas lámparas, construidas en fierro forjado y verdes cristales de garrafas vineras.

LA GUITARRA DEL PUEBLO

Cierto día, nos cuenta Remigio "Llevé hasta el negocio una guitarra que teníamos en la casa y la colgué. Entonces cualquiera podía tocar y cantar. El estilo se fue perfilando paso a paso y dada la buena acogida, fue necesario construir una tarima y adquirir un equipo de amplificación para ofrecer espectáculos con mejor calidad".

En ese escenario se dieron cita artistas locales y nacionales, como Jorge Yáñez, Carlos Cabezas -actual integrante de Los Jaivas- junto a la estampa local del conjunto Amaranto.
El boom musical hizo que La Gran Papa llegara a tener su grupo musical estable: Los Galpones.

Música de raíz folklórica, canto nuevo o la canción protesta resonaron libremente en sus salones, amenizando noches interminables que con el tiempo, se convirtieron en peñas que se incorporaron en la oferta del restaurant.

Remigio relata una anécdota: "Una noche, seguramente por reclamos del hotel Don Luis, llegaron los Carabineros al local conminándonos a bajar el volumen del audio. La orquesta y sus instrumentos impedían el descanso de los pasajeros".

Eliana interviene para mencionar un sueño que no pudo realizar. "Siempre quise realizar un encuentro de payadores. Incluso llegué a contactar a Santos Rubio. Se hicieron algunos contactos, pero varias razones impidieron que se concretara esta idea. ¡Cuánto me hubiese gustado!".

Los personeros del partido comunista, Volodia Teitelboim y Hugo Gutiérrez, fueron algunos reconocidos políticos que concurrieron, más de una vez hasta la casona. El actual senador Rabindranath Quinteros o el diputado Fidel Espinoza igualmente se dieron cita con sus compañeros.

¿VOLVERA LA GRAN PAPA?

En más de una oportunidad, se han vuelto a encontrar con antiguos clientes, quienes preguntan por la posibilidad de que La Gran Papa resurja."Ya no están las condiciones -responde ella- La gente ha cambiado, hay demasiados riesgos. Delincuencia y droga por todas partes. En esos años recuerdo que ver a alguien fumando marihuana era algo poco usual. Era fácil darse cuenta cuando alguien se fumaba un "pito". Se delataban porque encendían en sus mesas una vara de incienso para encubrir el aroma a yerba. Inmediatamente les advertía que debían irse para que no tuvieran problemas con Carabineros. Me hacían caso al tiro".

No faltaron los parroquianos pasados de copas, que eran "invitados", por la imponente figura de Remigio, a retirarse. "Algunos se portaban mal, pero a los días venían a pedir disculpas para volver a ingresar al local".

Actualmente es imposible que el boliche puertomontino vuelva. "Comercialmente es un riesgo. El cansancio y el deterioro en la salud de Remigio hacen inviable cualquier intento, aún cuando hemos recibido propuestas".

LA ULTIMA NOCHE DE LA GRAN PAPA

El inconfundible restaurant vio su fin el año 2004. Fue imposible enfrentar las nuevas condiciones del mercado y la decisión de los propietarios de construir el actual edificio. La palabra empeñada por el matrimonio de entregar el local y el agotamiento por miles de jornadas de extenso trabajo fueron determinantes.

Muestras de apoyo provenientes de Chiloé, La Serena y Valparaíso, y obviamente de Puerto Montt, trataron de impedir el inevitable cierre invocando que el local era una especie de monumento, casi patrimonio nacional.

Para la clausura se organizaron una serie de actos Eliana recuerda con emoción la noche que bajaron la cortina por última vez "Tuve que abrirme paso entre las mesas para estrechar la manos de los que asistieron a esa última velada. Fue un lleno total".

Tan alta concurrencia, obligó a abrir unas paredes con motosierra para hablitar mayor capacidad para la concurrencia.

Afuera se formaron filas para poder ingresar y ser testigos presenciales de lo que sería la ultima noche de La Gran Papa.

Muchos esperaron para conseguir una mesa y beber la última cerveza, degustar la borgoña postrera o masticar la empanada del adiós.

"Fue triste bajar el telón. Como la vez en que Carolina o Rodrigo, nuestros hijos, se fueron: Ella a estudiar y el otro a radicarse a Coyhaique. Los clientes, más jóvenes llegaron a llenar esa vació que dejó la partida".

Esa noche, un cliente les confesó admiración y gratitud: "Nunca habrá otro lugar como La Gran Papa. Porque ustedes son La Gran Papa".

Fue ritual donde versos y acordes convirtieron esa noche en una verdadera leyenda.

Medicina Ancestral

 

 

En la mayoría de las regiones del mundo, la medicina ancestral se practica desde hace miles de años, y hasta nuestros días se puede encontrar sitios en donde los habitantes y pueblos indígenas todavía la practican en forma exclusiva, teniendo conocimientos que son insuperables.

"Los pueblos indígenas "han desarrollado un conjunto de prácticas y conocimientos sobre el cuerpo humano, la convivencia con los demás seres humanos, con la naturaleza y con los seres espirituales, muy complejo y bien estructurado en sus contenidos y en su lógica interna. Mucha de la fuerza y capacidad de sobrevivencia de los pueblos indígenas se debe a la eficacia de sus sistemas de salud tradicionales, cuyo 'eje conceptual' o cosmovisión se basa en el equilibrio, la armonía y la integridad." (OPS/OMS 1997:13)

Cada vez tiene más adeptos y estudiosos, ya que a pesar de los enormes avances que la ciencia médica moderna ha tenido en los últimos años, existen muchas enfermedades para las que la medicina aún no encuentra respuesta. También hay muchos tratamientos que son sólo paliativos, mientas que otros resultan en sí mismos causales de daño colateral y complicaciones secundarias.

Cuando se enfrenta situaciones de malestar o enfermedad, toda persona desea aliviarse y recuperar su salud. Cuando esto sucede son muchos los pacientes que, al momento de buscar ayuda, recurren a tratamientos alternativos, ya sea por no encontrar una solución satisfactoria a sus malestares dentro de los tratamientos de la medicina alopática, por no tener acceso a dichos tratamientos o por confiar más en la medicina tradicional de su propio pueblo. (Medicina alópática es la que se utiliza habitualmente en los hospitales y consultorios de nuestro país).

El tema de la medicina ancestral, tradicional o complementaria (en estricto rigor no son sinónimos , pero para efecto de este artículo se utilizaran indistintamente) también es un tema muy importante para la Organización Mundial de la Salud (OMS), y la define así "la medicina tradicional es un conjunto de conocimientos, aptitudes y prácticas basados en teorías, creencias y experiencias indígenas de las diferentes culturas, sean o no explicables, usados para el mantenimiento de la salud, así como para la prevención, el diagnóstico, la mejora o el tratamiento de enfermedades físicas o mentales", impulsando una segunda estrategia para la adecuada incorporación de las terapias tradicionales y complementarias dentro de los sistemas de salud pública en el decenio 2014-2023 entre sus países miembros. Este proceso de incorporación de terapias complementarias la OMS lo inició a principios del siglo XXI, el año 2002.

La Medicina Alopática se basa fundamentalmente en tratar enfermedades a través de drogas que actúen por el mecanismo de "los contrarios". Esto es: si hay gripe, se suministra un antigripal; si hay fiebre, se receta un antifebril; si hay inflamación, un antiinflamatorio. La medicina oficial o convencional basa su tratamiento principalmente en la dolencia que aqueja al paciente. Se enfoca más en la enfermedad y no tanto en el enfermo. En general fragmenta en porciones a la persona, la disgrega en partes. Ejemplo: en la medicina alopática, podrá haber 10 pacientes asmáticos que son tratados todos con el mismo esquema terapéutico, o sea sólo se enfoca en los pulmones.

Por otro lado, están las Medicinas Tradicionales, Alternativas y Complementarias, conocidas con la sigla de MAC, plantean un enfoque más integrista, holístico y sostienen que no hay enfermedades, sino enfermos. Trata al ser humano como una unidad bio-sico-espiritual. Por eso, en un abordaje médico de cualquiera de las MAC podremos ver que para los mismos 10 pacientes asmáticos, habrá seguramente 10 tratamientos diferentes.

A pesar de que las medicinas y terapias alternativas han sido desestimadas y vapuleadas por el sistema médico alopático , en las últimas décadas estas formas de tratamiento terapéutico han ido ganando espacio y relevancia en el mundo occidental. El uso de este tipo de terapias es muy extendido. Según estimaciones de OMS hasta un 80% de la población de los países en desarrollo acude a la medicina tradicional como forma de atención primaria. Este organismo también reconoce un significativo incremento de su uso en países desarrollados y en desarrollo a partir de la década de los 90.

Es por este motivo que hace más de una década la OMS impulsa una estrategia para la adecuada incorporación de las terapias tradicionales y complementarias dentro de los sistemas de salud pública de los países miembros, descrito anteriormente.

Siguiendo esos lineamientos, son varios los países que han aceptado y avalado estas formas de medicina, entre ellos nuestro país, que ha reconocido la necesidad de implementar sistemas de salud que incluyan enfoques y tratamientos de salud intercultural. Se entiende la interculturalidad como una relación entre culturas dinámicas, en la cual existe necesariamente reciprocidad, voluntad y horizontalidad.

Como bien se establece en los lineamientos del Ministerio de Salud, integrar el enfoque intercultural a los programas de salud y salud mental, en especial en las zonas de alta concentración de pueblos originarios.

La salud, en la visión de estos pueblos , no es solamente el buen estado físico de las personas, sino que también armonía con el entorno visible e invisible, constituyendo la salud y el bienestar un equilibrio dinámico que incluye interacciones con los procesos de la vida y la ley natural que gobierna el planeta, todos los seres vivientes y la comprensión espiritual, o sea es una concepción integral del mundo que lo rodea. La enfermedad, en esta concepción, es una alteración de dicho equilibrio. La medicina está enfocada en la restauración de los equilibrios perdidos.

Medicina mapuche

Una de las medicinas más estudiada y aplicada entre los pueblos originarios es la mapuche. También se ha logrado realizar un trabajo complementario entre los diferentes actores de la salud de este pueblo y los servicios de salud, especialmente Araucanía Norte y Sur. Este trabajo en conjunto que lleva varios años en desarrollo ha sido favorable y se ha aplicado, adecuando a la propia realidad, en los pueblos Rapa Nui y Atacameños.

Una de las columnas que sostiene nuestra medicina ancestral son las hierbas medicinales, Fitoterapia. También se ha avanzado en este tema y hoy existen 103 plantas reconocidas por el MINSAL, cuyo objeto es promover el uso de plantas medicinales.

En el siguiente link se puede descargar el libro electrónico que contiene las descripciones de las 103 especies vegetales y sus usos reconocidos, así como las precauciones y algunos efectos adversos.


http://web.minsal.cl/sites/default/

files/files/Libro%20MHT%202010.pdf

Para finalizar y como una opinión personal, creo que la medicina alópata y la medicina alternativa son perfectamente compatibles y utilizar lo mejor de ambas brindaría grandes oportunidades para mejorar nuestra salud.