Ciudades para la gente: el caso de Puerto Varas

Romper el paradigma impuesto por el modelo de ciudad homogénea, que segrega los usos de suelo, y que ha convertido a las ciudades en Urbanizaciones sin vida pública, es lo que ha motivado a la pequeña ciudad de Puerto Varas a revertir esta tendencia y jugársela por un modelo más cercano a la imagen de una Slow cities: más caminable y sostenible a la velocidad del peatón.

Es verdad, la ciudad está creciendo rápidamente, y con ella la demanda por espacios públicos que puedan ser aprovechados por los ciudadanos y sus visitantes. Cada metro cuadrado cuenta y es por eso que la ciudad debe priorizar a las personas y explorar oportunidades para sacarle mayor provecho a los espacios existentes.

Bajo la Metodología Gehl analizamos la vida de los espacios más significativos del centro de la ciudad para mejorarlos. En este proceso aparece la visión de un proyecto piloto. Algo a lo cual no estamos muy acostumbrados, pues su finalidad es generar una etapa experimental dentro de un periodo acotado de tiempo, antes de ejecutar un proyecto definitivo.

Cerrar una calle a los vehículos para entregárselo a las personas era algo impensado en un principio. Pero era necesario darse la oportunidad de probar si ese espacio en donde un 65% era de uso exclusivo para los autos, ahora pudiera propiciar la creación de un espacio que incentive la vida pública.

Previo a la implementación fue fundamental la Co-creación como herramienta de integración de la comunidad en el proceso de diseño.

El proyecto piloto se convirtió en un detonante para generar activación ciudadana efectiva, donde los mismos vecinos aportaron durante todo el proceso de diagnóstico, diseño e implementación del proyecto.

La etapa Experimental del Proyecto Piloto San Pedro estuvo en permanente evaluación durante 6 meses, periodo dentro del cual se pudo evidenciar su uso diario, los cambios incrementales y las diversas acciones que dentro de este espacio eran posibles desarrollar. Se pudo medir y mapear actividades, poniendo en evidencia los beneficios que este nuevo lugar generó al espacio público de la ciudad; y también los errores que se deberían corregir.
Los niños fueron los primeros en activar el espacio usando el juego didáctico.

Durante los 6 meses de implementación se sacaron varias lecciones: El espacio tuvo un uso intenso, en donde desde un inicio el juego infantil fue una importante atracción que evidenció la falencia de estos elementos en el espacio público del centro de la ciudad. La incorporación incremental de nuevo mobiliario permitió mejorar el uso de las tarimas, las cuales también acogieron muchas actividades culturales y artísticas. La vida urbana se hizo más amable e incrementó el flujo peatonal hacia los comercios del lugar.

"La cantidad de personas que accedió al lugar gracias a la intervención piloto es prácticamente 5 veces más que la que accedía en vehículo, y que además, hizo uso efectivo del espacio, llegando a un promedio de 485 personas x día."

Con todas las lecciones aprendidas quisimos avanzar a la siguiente etapa, la del refinamiento de un proyecto definitivo, que incorpore los aciertos y corrija los errores, pero esta vez con la inyección de recursos mayores, pensando en un espacio público que permita un uso permanente e intensivo, para lo cual la materialidad debe ser durable y sostenible, acorde a la imagen de la ciudad y sobre todo que amplíe la oferta de espacios libres peatonales en la ciudad, integrador, accesible y para todas las edades. Que nos permita avanzar hacia la imagen de una ciudad amigable y para la gente.

Pero antes, debimos validar nuestro proceso a través de una encuesta ciudadana. El 81% de la comunidad estuvo de acuerdo con que este espacio se mantuviera como paseo peatonal permanente, mejorando lo existente y avanzando hacia un diseño definitivo. En ese proceso nos encontramos ahora. Sin abandonar la consigna de la participación ciudadana como un valor irrenunciable para la construcción de una ciudad cercana, amable, para la gente y a escala humana.

A veces, grandes cambios parten por pequeñas intervenciones; por el contrario, muchas veces esperamos una vida entera por el "Plan Maestro" que nunca se termina de concretar y muere dentro de los constantes cambios de visión.

DATO CLAVE

América Latina y el Caribe es la segunda región más urbanizada del planeta. 8 de cada 10 personas vive en ciudades.

Entre 1950 y 2014, se urbanizó a una tasa sin precedentes, aumentando su población urbana de 50% a 80%; una cifra que se espera que alcance 86% en 2050.

En las últimas dos décadas, la población urbana y el crecimiento económico de la región se ha estado llevando a cabo cada vez más en las ciudades de tamaño intermedio, que se están expandiendo de manera exponencial.

En medio de esta visión deprimente y fría del futuro, tenemos al ser humano que no coincide con esta visión de modernidad: es cálido, cercano, social. En nuestra búsqueda de oportunidades, dinero, y una vida mejor nos mudamos a las ciudades, pero la forma en que las construimos: ¿invita a la interacción humana, la inclusión y la intimidad? ¿Cuál es la escala para medir la felicidad? ¿Cuánto comprendemos las medidas de la percepción y del acto social?

Hemos puesto todos nuestros esfuerzos en dotar a nuestras ciudades de infraestructura, hemos desarrollado métodos para medir flujos y viajes sobre el vehículo, Pero ¿Cuánto sabemos del espacio público, como nos movemos dentro de El, que actividades realizamos, como nos relacionamos?

En esta relación de esfuerzos dispares es importante poner en valor que las ciudades existen gracias al espacio público; al reconocernos en El nos da identidad. Del buen trato que le demos al espacio público, definirá la calidad de vida de la ciudad y el tipo de ciudad que queremos, más amigable y a escala Humana.

 

 

Violeta habló con dios en Puerto Montt

Violeta Parra está grabada en la memoria de un país que reconoce en su obra un universo donde conviven con la misma fuerza el lamento mapuche y el silencio del desierto de Atacama, la rabia frente a la injusticia y la gratitud de existir, la soledad más profunda y la plenitud del amor.

A cien años de su nacimiento es necesario conmemorar la creación y la vida de esta mujer brillante, chilena y universal, genio de la palabra, la música y las artes visuales.

Violeta constituye un referente de la música popular chilena para el mundo. Su veta artística se plasmó en numerosos matices: artista de radio, compositora y recopiladora folclórica, artista plástica, poeta. Su obra pudo llegar al público masivo gracias a la efectiva relación que tuvo la artista con la industria musical, convirtiéndose así en un ejemplo de cómo la industria y el arte pueden tener una relación armoniosa.

VIOLETA Y EL TERREMOTO

Este año se cumplieron 57 años del fatídico domingo 22 de mayo de 1960.

El reloj marcaba las 15 horas con 11 minutos, cuando se inició el terremoto de Valdivia, precedido por otro gran terremoto el 21 de mayo, con epicentro en Concepción, y posteriormente por un maremoto con olas de hasta 10 metros de altitud que afectaron a muchas ciudades.

Ese aciago día produjo uno de los sucesos más relevantes en la historia de Puerto Montt. El violento movimiento sísmico que dejó cientos de víctimas y en ruinas a gran parte de los centros poblados. La violencia del terremoto fue suficiente para echar por tierra todo aquello que no estuviera asentado sobra una sólida base.

El destino quiso que ese día la folklorista, quien se encontraba en gira por el sur de nuestro país, fuese alcanzada por los efectos mientras se encontraba descansando en el segundo piso del Hotel Miramar de Puerto Montt.

El edificio estaba ubicado en el sitio en donde actualmente está el teatro Diego Rivera.

Violeta no desperdició la experiencia y compuso la canción "Puerto Montt está temblando", narrando lo sufrido aquella tarde. La canción compuesta en décimas, no es muy conocida y en ella la artista sostiene una conversación con Dios.

Parra, una vez más, logró plasmar en sus versos un relato vivo y elocuente de los acontecimientos y al mismo tiempo reflejar en ellos la fragilidad humana.

Grabó esta canción para el volumen VIII del Folklore de Chile, titulado "Toda Violeta Parra".

PUERTO MONTT ESTA TEMBLANDO

Puerto Montt está temblando
con un encono profundo
es un acabo de mundo
lo que yo estoy presenciando
a Dios le voy preguntando
con voz que es como un bramido
por qué mandó este castigo
responde con elocuencia
se me acabó la paciencia
y hay que limpiar este trigo.

Se me borró el pensamiento
mis ojos no son los míos
puedo perder el sentido
de un momento a otro momento
mi confusión va en aumento
soy una pobre alma en pena
ni la más dura cadena
me hubiera afligido tanto
ni el mayor de los espantos
congela así las venas.

Estaba en el dormitorio
de un alto segundo piso
cuando principia el granizo
de aquel feroz purgatorio
espejos y lavatorios
descienden por las paredes.
Señor, acaso no puedes
calmarte por un segundo
y me responde iracundo:
pa'l tiburón son las redes.

No hay palabras en el mundo
para explicar la verdad
ni talento en realidad
pa penetrar en profundo
qué viento más iracundo
qué lluvia tan alarmante
qué pena tan abundante
quién me da la explicación
sólo el sabio Salomón
pero se halla tan distante.

Del centro salté a la puerta
con gran espanto en el alma
rogando por una calma
pero el temblor va en aumenta.
Todo a mis ojos revienta
se me nubla la cabeza
del ver brincar en la pieza
la estampa de San Antonio
diciendo: muera el demonio
que se anda haciendo el que reza.

La mar está enfurecida
la tierra está temblorosa
qué vida tan rencorosa
lo trajo la atardecida
con una angustia crecida
le estoy pidiendo al señor
que detenga su rencor
tan sólo por un minuto
es un peligro este luto
pal alma y el corazón.

Así fue señores míos
la triste conversación
que en medio de aquel temblor
sostuve con el divino
cuando pasó el torbellino
de la advertencia final
bajito empezó a llorar
mi cuerpo resucitado
diciendo Dios'tá indignado
con la culpa terrenal.

Me aferro con las dos manos
en una fuerte manilla
flotando cual campanilla
o péndulo disparado
qué es esto mi Dios amado
dije apretando los dientes
pero él me responde hiriente
pa'hacer mayor el castigo
para el mortal enemigo
del pobre y del inocente.